Nro. 39 - Abril 2006
 
SUMARIO

EDITORIAL
Que treinta años es mucho

Dictadura y memoria en el INTI
“Haber hecho actividad sindical era mi gran culpa”
El Golpe del ’76 o la emergencia del Proyecto de una “República sin obreros”

Técnicas japonesas de gestión en PyMEs

Bioplásticos: un reto al futuro

Acercando la cultura del diseño a la cadena productiva

Miel diferenciada de Mendoza a Medio Oriente

Cifras para pensar: “Cambios en el complejo productivo de maquinarias agrícolas 1992 – 2004”
Felisa Miceli en el INTI
Novedades INTI
Cursos y seminarios del INTI
CONTACTENOS
NO©copyright
Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Otras publicaciones INTI

SABER COMO
Dictadura y memoria en el INTI


El golpe militar de 1976 implicó el establecimiento en el poder de una conjunción de liberalismo económico y autoritarismo político que tuvo como correlato una política industrial y científico-tecnológica decididamente regresiva. Como advierte el economista D. Chudnovsky, todos los factores y los comportamientos que habían mantenido a la C y T en un plano secundario en la agenda y en las prioridades del Estado y de la élite económica se reforzaron como nunca antes en la historia económica argentina.
La opción elegida por el gobierno de facto para llevar adelante una pretendida“modernización” tecnológica fue la importación, vía bienes de capital, flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) y acuerdos de transferencia de tecnología. Este proceso de desregulación tuvo como correlato un empobrecimiento del complejo científico tecnológico que había sido motorizado desde la década del 50 con la creación de los cuatro organismos nacionales: CNEA (1955/56), INTA (1956), INTI (1957) y el CONICET (1958). Se sometió a un alto grado de aislamiento a las actividades de investigación científica y tecnológica, no por vocación de los investigadores, sino por estrategias económicas y políticas en las que no quedó espacio para la participación de las capacidades creativas existentes en el seno de nuestra sociedad.
La finalización de la persecución ideológico-política implantada por el régimen militar fue la mayor contribución del gobierno democrático instaurado en 1983. De esta forma, el complejo de C y T creció lentamente por adición de recursos humanos y financieros hasta fines de los años ‘80, cuando a raíz del surgimiento del paradigma tecno-productivo neoliberal se vieron definitivamente alterados algunos parámetros básicos sobre los cuales había funcionado la economía argentina en los últimos treinta años, profundizándose así el proceso inaugurado en 1976 de apertura de la economía local a los flujos de comercio, capital y tecnología internacionales.

El INTI no fue la excepción

Ing. Ricardo García, el Director de INTI-Física y
Metrología, hace memoria de aquella época.

Historizar el proceso sufrido por un organismo tecnológico del Estado como el INTI es un intento de reconstruir, desde el relato de sus actores, desde el ejercicio fragmentario de sus memorias, las secuelas producidas por el golpe genocida del 24 de marzo de 1976.
En 1976 el INTI es intervenido por la Marina.“Al día siguiente del golpe despidieron a 150 personas, había una lista en la que figuraba quién podía entrar y quién no. A mí no me echaron, pero ya lo habían hecho de la UTN y de la Universidad de Buenos Aires”, comenta el Ing. Ricardo García, actual Director de INTI-Física y Metrología.
“Antes del golpe las discusiones políticas eran muy encendidas, cuestionábamos todo; decíamos: “Vamos a terminar discutiendo las leyes de la Física, vamos a someter a votación a Newton”. Pero cuando vino el golpe teníamos conciencia de lo que iba a pasar. En el INTI, por razones de seguridad nos cerramos todos. Dejamos de tener contacto con mucha gente, gran parte de mis amigos ya no trabajaban más aquí y los que quedamos ya casi no teníamos interacción entre nosotros”, recuerda García.
Este clima de temor y de aislamiento fue el marco en el que comenzó un proceso de desarticulación del Instituto, de sus miembros y de sus áreas más pujantes en lo referente a Investigación y Desarrollo, que habían sido impulsadas en los años previos la dictadura. La Lic. Irene Alanis del Centro Procesos Superficiales, recuerda que “uno de los golpes más terribles para el INTI fue que destruyeron el cambio que se venía dando en el Instituto ligado a la profundización de las actividades de investigación y desarrollo en determinadas áreas como electroquímica aplicada, plásticos y vidrios. Luego del golpe se frustró ese cambio y recién ahora se está volviendo a recuperar ese horizonte.
Antes del golpe del ‘76, el INTI recibía el 0.25% de los créditos industriales y eso se cortó desde el período de Martínez de Hoz. Si bien estos créditos ya habían disminuido, le permitían al INTI comprar equipos, tener mejores salarios, tener cierta independencia. Cuando le sacaron ese porcentaje se perdió la autonomía.”, recuerda Irene.
Sin embargo, García señala que “en algunos aspectos el gobierno del ‘76 empezó con una serie de impulsos a algunos negocios y por consiguiente a áreas estratégicas de la industria como construcción y energía atómica”.
Las monumentales obras realizadas durante la dictadura, como las autopistas y estadios de fútbol, montadas a la par de la erradicación física de las villas miseria, fueron parte de una estrategia de “modernización” y “embellecimiento” de la ciudad. El sector electricidad del INTI, donde yo trabajaba en ese momento, tuvo mucho trabajo porque hubo una fuerte demanda de obra pública y de electricidad. Por ejemplo, en el Centro de Física se hizo la parte de estanqueidad de la zona de Atucha. La Comisión de Energía Atómica y CITEFA tuvieron un auge terrible en esa época. También se construyó una fábrica de combustibles nucleares”, remarcó García.

Los desaparecidos del INTI

Alfredo Giorgi, Dr. en Química, investigador del Centro de Plásticos del INTI y María del Carmen Artero, secretaria del Centro de Química del INTI, desaparecieron en 1978.
“María del Carmen tenía mucha actividad dentro del Instituto, había estado en el sindicato. Era una persona muy jugada por sus ideas, muy noble, muy respetada por su rectitud. Cuando se la llevaron ella estaba con licencia, y estaba buscando refugio donde esconderse”, recuerda García.
“A María del Carmen la conocí porque tanto ella como yo teníamos una fuerte actividad sindical. Formamos el primer sindicato del INTI, comenta la Lic. Liliana Giorgi del Centro de Plásticos del INTI, quien fue despedida del Instituto en 1976.
“Recuerdo que María del Carmen me dijo: ´mi vida corre peligro, me va a pasar algo porque yo estaba al lado del Padre Mujica cuando lo mataron y vi las caras de los asesinos´”, recuerda la Lic. Lucía Tomada, también despedida del Instituto en 1976 y actual coordinadora del Programa de Aceite de Oliva del Centro de Cereales y Oleaginosas del INTI.

“Alfredo Giorgi y María del Carmen Artero eran como mis hermanos”, comenta la Lic. Liliana Giorgi.“Yo ya no estaba aquí, pero sé que a Alfredo se lo llevan del INTI, delante de todo el mundo. El militaba en Montoneros, pero eso casi nadie lo sabía en el INTI. Yo trabajaba al lado de él, era mi amigo. Alfredo trabajaba en el Centro de Plásticos y fue uno de sus fundadores. Era una persona muy dedicada a su profesión, un investigador de avanzada. Estaba realizando algunos desarrollos de punta para la época tal como materiales plásticos para un combustible líquido para cohetería, y otro de encapsulado de microsensores. El no presentía que pudiera pasarle esto. Alfredo estuvo detenido en El Olimpo y casi seguro que fue uno de los que sufrieron el vuelo de la muerte”, evoca la Lic. Liliana Giorgi.
“Costó mucho tiempo para que la sociedad se diera cuenta de lo que nos había pasado y dejara de decir “por algo será”. Para mí honrarlos es ver por qué lucharon y ver qué podemos hacer hoy. Me costó muchísimo volver al INTI en el ‘84, porque es difícil volver después de tanta pesadilla. Sin embargo, lo encontré con una apertura importante, la Institución me contuvo”, concluye la Lic. Liliana Giorgi.

Dr. Alfredo Antonio Giorgi
El 27 de noviembre de 1978, un grupo armado, vestido de civil, franqueó el acceso custodiado del Parque Tecnológico Miguelete, con la conformidad de la guardia de seguridad y control del lugar que les permitió su ingreso. En el pabellón de la Administración del Instituto fueron atendidos por el Administrador General del Parque, Enrique Sturzenbaum, a quien le requirieron la entrega de Alfredo Giorgi que se encontraba trabajando normalmente. Éste le ordenó telefónicamente a Giorgi que se presentara a su despacho
y sin dar otro tipo de información lo entregó al grupo armado, identificado como Fuerzas del Estado, ante el personal de vigilancia, empleados y personal superior del INTI. Ninguna autoridad del Instituto informó a los familiares sobre el secuestro y posterior desaparición del científico.

Fuente: “Caso Giorgi”, de Alicia Giorgi, hermana de Alfredo.

 

María del Carmen Judith Artero de Jurkiewicz
Su hijo, Pablo Alejandro Jurkiewicz, que también trabajaba en el INTI, recuerda que en septiembre de 1976 la casa donde vivía con su madre y sus hermanas fue atacada por la Policía Federal. La última vez que vio a su madre fue en abril de 1978, seis meses antes de su desaparición.
Pablo también fue secuestrado el 10 de mayo de 1978, torturado, interrogado y posteriormente liberado. El 5 de enero de 1979 sufrió nuevamente el mismo tormento.

Su hija, Cristina Azucena Jurkiewicz, fue secuestrada el 11 de octubre de 1978 junto a su madre. “Inmediatamente me forzaron a entrar en un auto, y como me resistí me pegaron mucho. Entonces, después del viaje de cómo diez minutos, me sacaron del auto. Me empujaron dentro de un edificio muy grande donde fui desnudada, comenzaron a pegarme e insultarme. (...) Poco antes de mi liberación, fui llevada a ver a mi madre. Sólo me dejaron verla unos pocos minutos. Me dijo: ‘tenés que acostumbrarte a la idea de que nunca vas a volver a verme. Te pido que nunca te olvides de todo lo que viste acá’. El lugar donde yo estuve con mi madre fue el campo Olimpo”.

Fuente: Suplemento del Testimonio sobre Campos Clandestinos de Concentración en la Argentina. (Amnistía Internacional, Londres WC2E 7HF, Index AMR 13/9/79 – Febrero de 1980)


Acto conmemorativo en el INTI

El presidente del INTI junto a Edgardo Galli, Jorge Tonkonoff,
Eduardo Gustavo Zaretzky, Aelgad Kiesss y Héctor Somoza,
profesionales expulsados del INTI en 1976.


El día 23 de marzo pasado, se realizó en el INTI un acto en memoria del trigésimo aniversario del Golpe de Estado de 1976, en el cual participaron algunos de los 150 empleados que fueron expulsados del Instituto tras iniciarse ese período genocida. Durante el acto, el Ing. Enrique Martínez señaló que la palabra desaparecido es en realidad un eufemismo inventado por los dictadores para reemplazar a las palabras reales: asesinado, torturado, secuestrado. Resaltó además que de una manera semejante, durante los noventa se logra instalar el término terrible de la exclusión. “Los excluidos son los desaparecidos de la democracia, son aquellos a quienes hemos decidido desaparecer de nuestra vista, de nuestra perspectiva social, de nuestra economía; es el refinamiento perverso de la destrucción del tejido social, porque viven pero nosotros decidimos que no están”, concluyó el presidente del INTI.

    

Comentarios

Cristina Jurkiewicz
Soy la hija de Maria del Carmen Artero, me gustaria poder contactarme con algunos de sus ex compañeros.
Cristina Jurkiewicz


Comentarios

Raúl Fernández
Buscando material para el editorial del programa radial 'Eureka! para pensar y divertirse con la ciencia' que tratará sobre la no aparición de López, recordamos el nombre de Alfredo Giorgi. cuando estudiabamos en exactas de la UBA pusimos una silueta, allá por el '82/83, con su nombre. En el buscador nos apareció vuestro recordatorio, Y la foto de Ricardo García, a quien conocemos.
Felicitaciones por recordar a los compañeros. Esperamos se pueda castigar a ls culpables.

raúl. (Mar del Plata)
PS: mis saludos a Ricardo.


Comentarios

Cristina Mangravide
Sólo quería saber, con respecto a los compañeros desaparecidos del INTI, si hay alguna placa, o monolito, en fin, algo donde uno pueda ir, cada vez que vamos al Instituto, a dejar una flor, o cualquier otra acción que sirva para no olvidar, y pienso que en toda actividad importante del Instituto, sería bueno que se pudiera hacer un homenaje, ya sea un minuto de silencio, o simplemente, tomar unos minutos para dejar una ofrenda floral. No sé si esto ocurre, porque no he participado de muchas actividades, quizá si lo están haciendo. Creo que esta es una forma de agradecer a tanto cumpa lleno de guapeza, de ideales, a los que les arrancaron la vida, pero que contribuyeron para que hoy podamos gozar de tamto beneficio que nos brinda el INTI, por voluntad política del cro. Enrique Martínez.Gracias.-Cordialmente. Cristina Mangravide. Coop. Los Pibes del Playon. La Boca.


Comentarios

Graciela Feijoo
Leyendo sobre la desaparición de Alfredo Giorgi llegué a la página. Simplemente quiero felicitarlos por este espacio de memoria y recordación. Gracias


Comentarios

Franco
Tuve la suerte de Conocer militar con Cristina y Pablo en San Isidro y recuerdo haber conocido a su madre en los últimos meses de ese aciago 1976 en que la noche y el terror se apoderó de un país y toda una generación. A pesar de lo duro que fueron esos últimos meses del 76, en los que con ellos compartí charlas, proyectos y sueños, guardo muy vivos y hermosos recuerdos. Me gustaría mucho volver a contactarme de algún modo con ellos y poder reencontrarlos y abrazarlos. Para ellos un abrazo enorme con la esperanza de volver a reencontrarlos pronto (espero que lean este mensaje para contactarse); para María del Carmen mi memoria y mi recuerdo eterno junto con el del resto de los compañeros desaparecidos.
Franco (Poli, del Comercial de Boulogne)