Logo del INTI y del Saber como
SUMARIO
EDITORIAL
El Estado y la bandera


El colapso de la industria manufacturera

DESARROLLO + INNOVACIÓN TECNOLÓGICA
Cadena de valor de la piel de conejo


La participación del INTI en Mercoláctea

Textiles sustentables
“Producción Más Limpia” en la cuenca lechera santafecina

La visión bolivariana de la ciencia y la tecnología

Ensayo de estabilidad para micros doble piso

Producción segura y compra responsable
OPINIÓN
¿Por qué bienes comunes?


CIFRAS PARA PENSAR
El desequilibrio económico de las regiones argentinas


El diseño en Argentina
NOVEDADES DEL INTI
Docentes frente al cambio climático. Nueva carrera de especialización en Rafaela. Fiesta Nacional de la Ganadería en Zonas Áridas de Mendoza.

Contáctenos
SUSCRIPCION
Para recibir mensualmente el ejemplar impreso, llene el formulario y se le enviará en forma gratuita.
EDICIONES ANTERIORES
Saber Cómo Nº 77 | Junio de 2009
Producción segura y compra responsable

Avances de la implementación del acuerdo de Compromiso Social Compartido para la Industria Indumentaria, firmado entre el Ministerio de Defensa y el INTI.

A través del convenio firmado con el INTI, el Ministerio de Defensa de la Nación aseguró que su cadena de provisión de indumentaria esté libre de trabajo infantil y forzado, cumpla con el trabajo registrado y la aplicación de las medidas correspondientes de higiene y seguridad. Después de las auditorías realizadas por profesionales del Programa de Compromiso Social Compartido del INTI, 41 empresas proveedoras del Ministerio -que operan con una red de 60 talleres- fueron habilitadas como proveedoras, previa evaluación y adecuación a los requisitos de ingreso al Programa. El cambio producido en muchas de estas empresas ofreció al sector una clara señal de que es posible lograr competitividad trabajando de acuerdo a la legislación vigente. Esta iniciativa también demostró que todos los actores involucrados (proveedores, empresas, talleres y trabajadores) pueden beneficiarse desde una distribución más justa en la cadena de provisión, en esta oportunidad, bajo la iniciativa de instituciones del Estado. Con estos avances se espera impulsar el consumo responsable, tanto en el ámbito público como privado, necesario para lograr un impacto que revierta la problemática del sector de indumentaria.

El acuerdo firmado entre el Ministerio de Defensa de la Nación, a cargo de la Dra. Nilda Garré, y el titular del INTI, Ing. Enrique Martínez, en junio de 2007, generó numerosos cambios positivos en las condiciones de trabajo del sector indumentaria, a partir de la exigencia a sus proveedores de una Constancia de Adhesión al Programa INTI de Compromiso Social Compartido, como requisito para presentarse a las licitaciones convocadas por dicho Ministerio. A través de la visita, diagnóstico y posterior evaluación, el INTI aseguró ante el Ministerio la ausencia de trabajo infantil y de trabajo forzado, condiciones adecuadas de seguridad e higiene, y la formalización de los trabajadores en las empresas proveedoras de indumentaria. Naturalmente, las empresas auditadas que no cumplían con estos requisitos mínimos, no podían calificar para presentarse como proveedoras del Ministerio.
Esta medida tuvo repercusión entre los habituales oferentes de indumentaria. Por un lado, fue bien valorado por aquellas empresas integradas con procesos productivos internos y trabajadores registrados, al mismo tiempo que obligó a los demás proveedores -que realizan sólo algunos procesos y actúan como intermediarios-, a mejorar sus talleres de producción externa. La implementación de estas exigencias también precisó un límite concreto a los importadores, que compran en mercados externos sin garantías de cumplir los requisitos mínimos del Programa.

Foto de  Uniformes: a través del Programa de Compromiso Social Compartido para la Industria de la Indumentaria, el INTI asegura que los proveedores del Ministerio de Defensa tengan condiciones de producción dignas y seguras.
Uniformes: a través del Programa de Compromiso Social Compartido para la Industria de la Indumentaria, el INTI asegura que los proveedores del Ministerio de Defensa tengan condiciones de producción dignas y seguras.

Los resultados del acuerdo
Durante los primeros 18 meses de ejecución de este Programa, fueron registrados 200 trabajadores que estaban en situación de informalidad laboral; y 45 empresas/talleres realizaron mejoras importantes en las condiciones de seguridad e higiene. Las mejoras se concretaron en aspectos edilicios, de seguridad eléctrica y de riesgos de incendio; en el uso de elementos de protección personal; y en las condiciones de trabajo, tales como iluminación, espacios de trabajo, descanso y aseo.
En el transcurso de estos meses fueron adheridas al Programa 41 empresas y habilitados 60 talleres. Asimismo, el Programa adhirió a 2 empresas importadoras, las cuales pudieron presentarse en licitaciones con la misma exigencia que las nacionales, garantizando de este modo la igualdad de condiciones.

También se produjeron cambios positivos en el sector de calzado. Antes de la aplicación del acuerdo intervenían hasta cuatro intermediarios entre el Ministerio y el proceso de aparado -en el que se van uniendo mediante costuras las distintas piezas cortadas-, así como numerosos importadores que no podían demostrar el origen y las condiciones en que fueron elaborados sus productos. Las empresas no contaban con el proceso de aparado interno y los talleres se encontraban en condiciones de trabajo sumamente precarias. Después de la aplicación del Programa, se acortó la cadena de intermediarios y no hubo participación de importadores. A su vez, las empresas comenzaron a incorporar nuevamente el proceso de aparado, es decir, el armado completo de la pieza, y a exigirle a los talleres contratados la formalización de aparadores y mejoras en las condiciones de seguridad e higiene. En tal sentido, se logró una distribución del precio más equitativa en la cadena y fueron registrados más de 50 operarios del rubro.

Este esfuerzo interinstitucional compartido demostró el logro de la provisión, calidad y precio en las compras de indumentaria a través de la aplicación de un modelo de gestión que garantizó condiciones de producción dignas y seguras para la integridad física, moral y económica de los trabajadores. A la vez, el poder de compra del Estado se utilizó con responsabilidad social e inteligencia con el objetivo de mejorar la calidad no sólo de los productos sino de las relaciones de producción, en beneficio de trabajadores, productores y usuarios.

Contacto
Javier Armesto
javier@inti.gob.ar

 Si Ud. desea agregar un comentario: Clickee aquí

    

NO©copyright Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Logo del INTI