Instituto Nacional de Tecnología Industrial

SUMARIO
EDITORIAL
Joya, nunca bronce
Usemos lo que hay en el cajón
Seda china de Tartagal
El apoyo al trabajo popular
41 años en cuero
Informaciones
y grageas
INCALIN
El tabaco salteño, una fuente de trabajo
Bicicletas for export
La tertulia de marzo - Charlas gratuitas del mes
CONTACTENOS
 
 


 


Usemos lo que hay en el cajón

Hasta 1976 la investigación y el desarrollo en electrónica eran una práctica común en la Argentina. En ese entonces, aprendimos un par de reglas del arte que resultaban literalmente de oro desde el punto de vista de calidad, costos y producción continua:
1. Se debe diseñar con lo que tenemos en el cajón. O sea con los componentes que están a la mano.
2. Debemos usar la menor cantidad de componentes posibles. Menos componentes, menos fallas.
En todos los años de desindustrialización que siguieron, nuestros científicos y técnicos no dejaron de investigar y desarrollar. Muchos de los productos, servicios y procesos que fueron y son pensados están en el cajón (regla1), son adaptados a las necesidades y particularidades de nuestro mercado (regla2) y además pueden ser competitivos en el ámbito internacional en precio y calidad (nueva regla).
¿Por qué no fueron llevados a la práctica? Porque resultaba más fácil y más rentable importar que producir, privatizar que gestionar, vender que administrar, entregar mercados a defenderlos.
Hoy hemos comprobado que como dicen las abuelas "lo barato sale caro". Pagamos con desempleo, éxodo de cerebros y dependencia tecnológica.
Por eso en INTI hemos creado un Programa de Apoyo a Emprendimientos de Alta Base Tecnológica cuyo objetivo es detectar, evaluar y promover productos, servicios y procesos desarrollados en el ámbito científico técnico, para su canalización hacia el sistema productivo, tendiendo a la sustitución ventajosa de importaciones, la utilización de mano de obra local, la preservación de la materia gris nacional y/o el aumento de las exportaciones.
Para hacerlo nos basamos en tres pilares: a) El equipo investigador - emprendedor, motor del proyecto b) El respaldo del INTI y c) El aporte privado, cuando sea necesario, para financiar y llevar a la práctica la idea.
Para cumplir con los objetivos, aplicamos un procedimiento con las siguientes fases:
1. Selección (Detección del Proyecto, Estudio de Prefactibilidad, Integración del conocimiento necesario).
2. Evaluación, que incluye estudio de mercado, estudio técnico y estudio económico.
3. Recomendaciones (incluyendo la necesidad de socios o inversores, proveedores, fuentes de financiación, facilitadores del negocio, negocios relacionados).
4. Puesta en marcha (búsqueda de socios, acuerdos estratégicos, confección y lanzamiento del Plan de Trabajo).
¿Por qué creemos que podemos tener éxito?
§ En las 4tas. Jornadas de Desarrollo e Innovación llevadas a cabo en el INTI del 6 al 8 de noviembre de 2002, se presentaron más de 150 proyectos de los cuales el 20 por ciento ya están acompañados por una empresa privada y el resto se halla en estado precompetitivo.
§ Ya estamos trabajando con dos tecnólogos retirados del INTI, relevando la voluntad emprendedora de técnicos de siete Centros de nuestra institución y a punto de firmar un convenio en el mismo sentido con un instituto de renombre en el campo de la investigación médica.
§ Las empresas y los inversores privados se hallan a la búsqueda de oportunidades que reemplacen negocios anteriores a la devaluación.
§ Sabemos que se puede, porque ya lo hemos hecho antes.
Parece un camino arduo y largo pero aplicando la sabiduría oriental estamos dando el primer paso, luego nos preocuparemos por el segundo.
En próximas entregas les iremos contando sobre las oportunidades de negocios en las que estamos trabajando.

Nos interesa su aporte y nos gusta contestar preguntas:
Alberto Anesini. eabt@inti.gov.ar